Angola: el Gobierno reconoce «excesos» en la manifestación y critica la «injerencia política»

0
304

El ministro angoleño de Justicia y Derechos Humanos consideró que hubo «excesos» de manifestantes y policías el 11 de noviembre, apuntando a un contexto de «tensión y nerviosismo» en el que «la injerencia política estropeó el diálogo».

 
Francisco Queiroz intervino tras un encuentro con la delegación europea, en Luanda, en el que se discutió la situación del covid-19 y sus reflexiones sobre los derechos humanos.
 
“El estado de la pandemia generó dificultades económicas y sociales, no solo en Angola, sino también en los países de la Unión Europea, se perdieron muchos puestos de trabajo, cerraron empresas, la economía se retrajo mucho y eso terminó reflejándose negativamente en la vida de los gente ”, comentó Queiroz.
 
Respecto a las manifestaciones del 11 de noviembre y 24 de octubre, el funcionario de gobierno dijo que ocurrieron “en un contexto de pandemia, en el que la población vive más dificultades”, debido al desempleo, menor acceso a bienes y mayores precios, que aún genera ”. más tensión y nerviosismo ”.
 
«La población, de forma natural y legítima, quiso dialogar con el Gobierno sobre esta situación, un diálogo que está reconocido constitucionalmente y que debe ser respetado», subrayó el ministro, y agregó que «lo perjudicial en esta demanda fue la injerencia política».
 
“Se aprovechó esta situación, un uso político que terminó introduciendo un reclamo político inusual en la manifestación normal, en el diálogo normal, que tenía que ver con los procesos electorales de los municipios”, subrayó Francisco Queiroz.
 
Esta injerencia terminó por transformar “esta relación normal entre ciudadanos y órganos de gobierno en una situación de cierta violencia”, utilizada “para degradar la imagen del ejecutivo” y que dañó el diálogo sobre las condiciones de vida, “que en realidad son muy difíciles”, continuó el responsable.
 
El miércoles, día de la independencia de Angola, miles de jóvenes salieron a las calles de Luanda para exigir mejores condiciones de vida y elecciones locales en 2021, pero la manifestación, que había sido prohibida por el gobierno provincial, fue fuertemente reprimida por la policía y resultó en la muerte de un joven, en circunstancias aún por esclarecer.
 
Francisco Queiroz indicó que las manifestaciones “no necesitan ser autorizadas, ya que es un derecho que está incluido en la Constitución angoleña”, y solo es necesario advertir.
 
«Lo que se necesita es que suceda dentro de la ley, y no debe haber alteración del orden público y la tranquilidad», enfatizó, y agregó que «estos derechos existen y no serán restringidos».
 
«Por parte de quienes tienen que garantizar el orden público y la tranquilidad, también se recomienda que actúen conforme a las reglas, con profesionalismo, para evitar choques y que resulten en situaciones de privación de libertad u otras», dijo.
 
Consultado sobre el posible uso de fuerza excesiva por parte de la policía durante la manifestación y la muerte del estudiante de 26 años, destacó que se está investigando la situación para conocer las circunstancias, pero admitió que hubo excesos.
 
«Los excesos iniciados por algunos agentes dentro de las manifestaciones, quienes hicieron sus provocaciones, especialmente del lado del reclamo político y la policía intentó hacer lo que pudo, pero, eventualmente, también habrán tenido una situación un poco más allá de lo normal», reconoció. .
 
Para Francisco Queiroz, “lo que pasó fue una situación de tensión, en un momento de gran nerviosismo, de grandes dificultades”, y donde la intervención política acabó “arruinando toda la situación que podría haber pasado de forma normal, sin ningún problema”. , dentro de “un diálogo normal ya que ha sido una prerrogativa” en la relación del Gobierno con la sociedad civil.
 
Aun así, admitió que lo que pasa mal, «de un lado o del otro, es siempre de lamentar».
 
«Lamentamos profundamente todo lo que pasa mal, sobre todo cuando se pierde la vida de un ciudadano, es una situación que no podemos dejar de lamentar, pero no podemos especular», agregó el ministro.
 
Sobre la reunión de hoy, en la que la embajadora de la Unión Europea (UE) dijo que había expresado su preocupación por el respeto a las libertades en tiempos del Covid-19, Francisco Queiroz dijo que los derechos humanos son “un camino que se está dando y que tiene para ser evaluado de vez en cuando ”, lo que se enmarca en el diálogo que Angola mantiene con la UE.
 
“Fue esta valoración la que hicimos de cara a la última reunión que tuvimos y que ocurrió el año pasado. Desde entonces han pasado muchas cosas que dan fe del compromiso del ejecutivo ”, subrayó, señalando como ejemplo la estrategia de derechos humanos y diplomas relacionados con la lucha contra la trata de seres humanos, que fueron valorados positivamente por la delegación europea.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
View all comments