Portugal: Se resuelven los problemas de Angola en Dubai?

0
473
Las problemas de Angola cobraron más sustancia con la participación de José Eduardo dos Santos en casos de corrupción. Desde Dubai, donde está ahora, pueden llegar cambios relevantes. 

José Eduardo dos Santos se trasladó a Dubai para dar el pésame a su hija, Isabel dos Santos, quien perdió a su esposo, Sindika Dokolo, víctima de un accidente de buceo ocurrido el 26 de octubre, precisamente en ese emirato. El ex presidente angoleño llegó a Dubai el 21 de diciembre y fue recibido con la ceremonia debida por los representantes diplomáticos de su país.

Albino Malungo, embajador de Angola en los Emiratos Árabes Unidos, se dirigió al aeropuerto para recibirlo y comunicó este viaje a través de una nota diplomática en la que también manifestó que el exjefe de Estado se hospedaría en el hotel Address Fountain Views.

Este tratamiento del Estado contrasta con la naturaleza particular del viaje de José Eduardo dos Santos y muestra que la ruptura entre el expresidente y el actual inquilino del Palácio da Cidade da Alta, João Lourenço, aún no es total. Es decir, la deferencia política demostrada envía el mensaje de que hay espacio para otros enfoques.

Albino Malungo, quien recibió a Eduardo dos Santos, fue ministro de Asistencia y Reinserción del exjefe de Estado a principios de la década de 2000 y un caso único, en el sentido de que se convirtió en el único gobernante destituido acusado de malversación de ayuda humanitaria.

José Eduardo dos Santos fue a Dubai para consolar a su hija y ayudarla a superar una pérdida irreparable, pero su viaje también habrá servido para reflexionar tanto sobre el futuro como las acciones que pueden emprender para superar la guerra abierta con las autoridades judiciales. y el gobierno angoleño.

Tal como anunció Negócios el 3 de noviembre, el armisticio debe pasar por un viaje de José Eduardo dos Santos a Luanda y dialogar con João Lourenço. Esta condición es fundamental, ya que también significaría que el expresidente reconoce la legitimidad de su sucesor.

Acusación y acercamiento

La presencia de José Eduardo dos Santos en Dubai atestigua que el ex presidente angoleño tiene condiciones de salud que le permiten viajar. Es decir, su residencia permanente en Barcelona es un exilio decidido por voluntad propia y un gesto de expulsión del país, que deberá revertir para encontrar una salida fácil al asedio judicial que se instauró a su familia y que él mismo. no es inmune.

La noticia informada por Expresso, en la edición del pasado fin de semana, que el exvicepresidente angoleño, Manuel Vicente, entregó a João Lourenço documentos que prueban la implicación de José Eduardo dos Santos en algunos de los mayores acuerdos de corrupción en el país. Sonangol subraya la necesidad de una decisión urgente de su parte. Por otro lado, indica que Manuel Vicente sigue siendo visto por João Lourenço, no como un problema, sino como parte de la solución.

De hecho, durante su estancia en Dubai, Manuel Vicente incluso se habrá reunido con José Eduardo dos Santos, que es el último intento de intermediación entre las partes disputadas. Además, este encuentro se traduce en un posible acercamiento entre Eduardo dos Santos y Manuel Vicente, tanto más significativo dadas las profundas diferencias entre el exvicepresidente e Isabel dos Santos.

La circunstancia de señalar ahora con el dedo acusador a Eduardo dos Santos, ubicándolo como promotor de actos de corrupción, constituye un endurecimiento de la guerra, pero paradójicamente puede verse como la pieza faltante para desencadenar un proceso de negociación.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
View all comments